Senden hat offenbar funktioniert, aber es wird noch ein Bestätigungsmail verschickt, sobald die Änderungen angekommen sind.
Es hat etwas nicht funktioniert. Bitte den Inhalt in Word (o.Ä.) kopieren und per Mail schicken.

Brief (22-00387)

+

Bilbao 6. IV. 23

Caro e ilustre amigo:

Mil gracias por su hermosa carta del 23 de Marzo. Después de una excursion de diez días la encontré sobre mi mesa de trabajo. No sé si, a consecuencia de la huelga de correos de Graz, habrá llegado o no con retraso.

I. La idea de que el infijo de nerau pudiera ser originariamente la conjunción ere «tambien» me la sugirió la semejanza del infijo de egometipse con la conjunción latina et. Ese elemento met, del cual han surgido el italiano medessimo, el español arcaico mesmo (hoy mismo) y el francés mesme, même ¿qué otro origen podrá tener no siendo la conjunción susodicha? Bien veía yo que hay dialectos nuestros en que unen los pronombres personales y demostrativos sin ese elemento: nihaur. De aquí la probabilidad de que la r de nerau fuese tan sólo epentética. Pero, repito, el infijo latino met me hizo creer en la posibilidad de su origen conjuncional. Cuando llegue el caso (y creo no tardará, pues en cuatro entregas trimestrales de nuestra revista Euskera nos proponemos publicar mi Morfología vasca) cuando llegue el caso haré yo constar su valiosa opinion de usted de que la r de nerau es análoga a la de Pedro-r-i.

II. En cuanto al sufijo de origen románico tu me convence V. de que zuritu no es to whiten ni zu weissen sino whiten-e-d, geweiss-t, asi como maitatu (maite izan) no viene de zu lieben, sino que es el mismo elemento ario de gelieb-t, gapetós, amatus. Mil gracias.

III. Si el tratado de Morfología vasca, que ya está a punto de nacer, en vez de 200 páginas (y creo quedarme corto) tuviese 20, yo se la enviaría a V. antes de darla a luz. Habré de contentarme con que V. en su amabilidad quiera hacerme cuantas advertencias le parezcan oportunes. Al fin de la obra añadiría yo un apéndice para mostrar al lector las ideas de nuestro muy amado Schuchardt.

IV. Por lo que hace el párroco Joseph Schlögl en adelante le enviaré lo que pueda en papel moneda, tal como V. me indica. En su última cara me dijo que cada honorario que yo le envio de aquí le vale aproximadamente 21 mil coronas y los que él puede ahi obtener no pasan de cinco o seis.

¡Que pena me da no poder proporcionarle tantas misas cuantos dias tiene el año! Como en mi viaje por Alemania y Austria conocí varios otros sacerdotes muy necesitados, a estos procuro socorrerlos también en la misma forma que al Stadtpfarrer de Graz.

Y nada más por hoy sino repetirle mis más cordiales gracias y repetirme de V. muy cordial amigo y admirador Resurreccion María de Azkue

P.S. Se me olvidaba recoger antes que caigan al suelo las preciosas lágrimas que brotan de sus ojos junto a la tumba del Atlas euskérico. Por correo recibirá V. un ejemplar del Erizkizundi irukoitza que a ruegos de de mis compañeros de Academia hube de escribir. Habremos recogido ya unas cien contestaciones de otros tantos pueblos y este mismo verano recorrerán el país nuestros correspondientes y becarios Baehr y Policarpo Iraizoz, que actualmente está en Suiza con el profesor Jud. Después de la rebusca que hagan estos publicaremos el resultado 1° en forma de libro, 2° en forma de Atlas, si la Academia contare para ello con suficientes recursos.

Los catalanes tienen, segun me aseguraron, recogidos los materiales para su Atlas y para su publicación les falta lo que en jerga castellana se llama munis y tambien trigo, en jerga vasca txin y ezkuŕa en alemán (ignoro sus jergas) Geld. Y tengo el gusto de devolverle sus lágrimas, haciendo votos para que hayan quedado convertidas en dulces sonrisas.

Pasiu bé que creo dicen los catalanes.